viernes, 9 de febrero de 2007

EL LIDERAZGO EN LA FUNCIÓN DIRECTIVA

EL LIDERAZGO EN LA FUNCIÓN DIRECTIVA.

La autora plantea el concepto de liderazgo como un problema, al momento de trasladarlo a la escuela, ya que al situarnos en el contexto de directivos docentes, no siempre estos son capaces de liderar un equipo, o sus propias escuelas.
En la realidad nos encontramos con una gran cantidad de Directores que asumen el cargo, sin las capacidades necesarias para mejorar y liderar los procesos al interior de sus organizaciones asi una mejora en la calidad del servicio que presta a la institución.
Se requiere de un líder como lo expresa la autora posibilitador y dinamizador condiciones imprescindibles.
Establece variadas definiciones sobre liderazgo, citando autores como:
Lynch, "el liderazgo es influencia en el comportamiento de personas o grupos, para alcanzar objetivos..."(1999); según Kotter, "es el proceso por el cual quienes lo llevan a cabo aseguran que una organización tenga una dirección clara y sensata, creando una visión de futuro y estrategias para realizar esa visión; y en este proceso motivan a los demás para lograr esta visión superando dificultades y adaptándose a los cambios" (1996);
Menciona que Peter F. Ducker le concede mucha importancia a la delegación de funciones por parte de los líderes eficaces, este mismo autor, cree que no deben delegar todo, pues lo que saben hacer bien no debieran delegarlo, solo en los ámbitos que no son de su competencia.
1. Características de los Lideres:
La autora considera que un buen líder debe tener las siguientes características:
1. Ser visionario.
2. Ser un gran comunicador.
3. Tener la capacidad de identificar las oportunidades.
4. Tener una gran energía.
Cuando un líder trabaja con una visión adelantando los resultados; y es capaz de involucrar a su comunidad en la elaboración del PEI, Proyecto Educativo Institucional, que es la carta de navegación de la escuela y la herramienta principal en la que se clarifican los objetivos y las metas institucionales, ¿para dónde vamos?, ¿que queremos?, ¿cómo lograrlo?.
Tiene además que ser un gran comunicador, ya que es la comunicación el medio para unir y dirigir al grupo. Así poder transmitir la visión al equipo, estimulando para que venzan las dificultades. Deben dominar las técnicas de comunicación verbal y escrita, así como utilizar variadas formas de expresión.
Ser capaz de reconocer las oportunidades que se presentan sin temor a equivocarse o cometer un error, lo que puede parecer un problema convertirlo en oportunidad, sin desesperarse manteniendo siempre la calma.
Ser entusiasta , este aspecto hace identificable a un líder, las personas siguen a un dirigente entusiasta y seguros, la energía física y emocional e intelectual y la capacidad de ser activo y persistente entrega confianza en el seguidor, la


2.-Tipos de Lideres Educativos:
La autora habla de dos tipos de lideres, a pesar de las diferentes clasificaciones que existen en la literatura.
a.-Líder Pedagógico.
b.-Líder transformacional.
a.-El Líder Pedagógico:
Como Bressoux señala (1994: 118), los directores eficaces son líderes pedagógicos, ponen el acento en el aprendizaje de los alumnos, fijan los objetivos, y son optimistas en cuanto a la capacidad de los alumnos y profesores para alcanzarlos. Son muy activos, se sienten responsables de la enseñanza de los alumnos, y observan regularmente a los docentes.
Un líder pedagógico debe conocer las competencias que deben tener sus profesores, conocer de currículo, Marco Curricular, de buenas prácticas, conocer los planes y programas etc., para poder guiar y evaluar que las prácticas que realicen sus profesores sean apropiadas y efectivas, es decir logren buenos resultados. Desarrollar la capacidad para trabajar con los profesores y con los padres.
b.-Líder transformacional:
Encontramos un concepto nuevo, la reestructuración, que consiste en la tendencia de transferir la gestión y administración a los establecimientos, por medio de una descentralización de funciones; se otorga una autonomía delegada, lo que propicia que el director incremente sus funciones y responsabilidades, a través de un liderazgo compartido por el conjunto del profesorado, esto implica, a su vez, a considerar la delegación de responsabilidades en otros miembros y la toma de decisiones compartida como objetivos clave en la reestructuración. El Director deja de ser la cabeza de la pirámide, como en el modelo burocrático, para redefinirse como dinamizador de las relaciones interpersonales del establecimiento y con una función de agente de cambio y de recursos.
La autora considera que la construcción de un modelo de liderazgo pedagógico o transformacional es la gran solución, para la eliminación de formas burocráticas, privilegiadas y elitistas de liderazgo y reemplazando estas por una opción que estimule el diálogo sobre la enseñanza y el aprendizaje.